martes, 9 de marzo de 2010

1.2 Características de los animales

Todo animal debe resolver problemas vitales como: obtención de alimento y oxígeno, mantenimiento del equilibrio de agua y sales, eliminación de desechos metabólicos y perpetuación de las especies. Así su modelo corporal para enfrentar los problemas mencionados, en gran parte depende de cuatro factores: el tipo de medio en el que vive el animal (marino, dulceacuícola o terrestre), el tamaño del animal, el modo de vida del animal y el genoma del animal (refiriéndose a las limitaciones impuestas por el modelo ancestral).

Medio marino. Es más estable porque el agua es más o menos isosmótica con los líquidos corporales de invertebrados lo que resulta un mantenimiento sencillo, su desarrollo embrionario pueden ser huevos flotantes, las larvas son muy comunes en los animales marinos.

Photobucket



Medios dulceacuícolas. Son menos constantes, el contenido de oxígeno varía, hay baja concentración de sal lo que dificulta el mantenimiento del equilibrio hídrico y salino ya que el cuerpo contiene una concentración osmótica más alta que la del medio circundante, difundiéndose el agua hacia el interior y surge el problema de librarse del exceso de agua por ello poseen un mecanismo de bombeo de agua hacia el exterior, mientras que retienen sus sales (osmorreguladores) los huevos son retenidos en el cuerpo del progenitor o fijados en el fondo de los ríos o lagos, a menudo contienen gran cantidad de vitelo.

Photobucket



Medio terrestre. Es el medio más hostil ya que no hay sustentación del agua, hay pérdida de agua por evaporación factor de la evolución de bastantes adaptaciones a la vida terrestre. El tegumento proporciona una barrera mejor que la de los animales acuáticos, en el aire hay más oxígeno sus desechos son menos tóxicos, la fecundación es interna y los huevos están cubiertos por una cubierta protectora, o son depositados en un ambiente húmedo, algunos animales no están bien adaptados por lo que son nocturnos o están restringidos a ambientes húmedos.

Photobucket




Efectos del tamaño del cuerpo. El aumento del tamaño del cuerpo hace decrecer la relación superficie-volumen. Según aumenta el tamaño del cuerpo, las distancias se hacen más grandes para el transporte interno para sólo ser por difusión, lo que se soluciona mediante mecanismos como el desarrollo de sistemas circulatorios vascular-sanguíneo y celómico, también puede incrementarse la superficie interna de los órganos y partes de la superficie externa mediante pliegues y enrollamientos para facilitar el intercambio de gases, la absorción, la secreción y otros procesos.

Efectos del modo de vida. Los animales que se mueven libremente poseen, por lo general, una simetría bilateral, es decir, el sistema nervioso y los órganos sensoriales están normalmente concentrados en el extremo anterior del cuerpo, porque es el lugar que primero se pone en contacto con el medio. Los animales sésiles o fijos, tienen simetría radial o tienden a ésta donde todo el cuerpo o alguna porción de él constan de tres partes semejantes distribuidas simétricamente alrededor de un eje central, esta simetría es ventajosa debido a que permite al animal hacer frente en todas direcciones, a las demandas del medio, tienen esqueletos, envueltas o tubos, que les sirven de soporte o como protección de los depredadores móviles y de las condiciones extremas del entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada